dimecres, 11 de juny de 2014

El principito

El principito, d'Antoine de Saint-Exupéry, Emecé Editories

Todo comienza con un niño que dibuja una boa, que se comió a un elefante. Se lo enseña a los adultos y confunden el dibujo con un sombrero. El niño se ofende y los adultos le dicen que se dedique a otra cosa.

Años después, cuando el niño es adulto y piloto, se pierde en el sahara, y de la nada aparece una persona llamada el principito.

Mientras el piloto trata de arreglar el avión el principito le cuenta como llegó a la tierra. Explicaba que vivia en el asteroide B 612.
Explica como limpiaba sus tres volcanes y como cuidaba la vegetación de su planeta. Le pidió al piloto que dibujara un cordero para que se comiera las malas plantas, y le explica el cariño que le tiene a una rosa a quien cuida mucho.
El principito se enfada con la rosa porque piensa que ella se aprovecha de él, y aunque se reconcilian el principito, alentado por la rosa, decide irse de su casa y explorar el mundo.
Visitó 6 planetas. En el primero solo vivía un rey sin súbditos; en el segundo a un vanidoso que se creía el más valioso de su pequeño planeta; en el tercero un borracho que bebía para olvidar la vergüenza de ser borracho; en el cuarto encontró a un empresario que contaba ''sus'' estrellas; en el quinto planeta había un farolero que apagaba y encendía el único farol del planeta cada minuto, que es lo que tardaba en hacerse de día y de noche; en el sexto a un geógrafo, que nunca conoció a su planeta aunque tenia teorías de cómo era.
Cuando el principito llegó a la tierra, pensó que no vivía nadie ya que cayó en un desierto, encontró a una planta que no veía humanos hacía mucho, una boa que decía que volvía a las personas como nacían y un zorro que quería ser domesticado.
Volviendo al presente, pasaron 9 días con el piloto cuando el principito decidió volver a su planeta, pero su cuerpo era muy pesado así que le pide a la boa que lo muerda para que solo vaya ''él'' y no su cuerpo, que es lo que lo retiene en la tierra. El piloto se niega pero no lo pudo evitar.
El piloto pide que le escriban si encuentran en ese mismo desierto a un niño que no responde a lo que se le pregunta... y así acaba el cuento.


Este libro es muy bonito, y aunque está escrito para niños, tiene mensajes para todas las edades, y a cada persona que le pregunté me dijo que cada vez que lo releía lo encontraba diferente.

Sasha Barbero, alumne

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada